inicia sesión

palabraiSYS és una fundació per a desenvolupar projectes socials de salut digitall

Parece mentira que las palabras “historia” e “internet” estén juntas en una misma frase. Sin embargo, el año que viene, en 2023, se cumplen ya 30 años desde que el CERN declaró el WWW como tecnología de acceso gratuito.

Así que, para celebrar el año nuevo, hemos querido estrenar esta cronología donde repasamos los inicios de internet, su evolución y la actualidad, destacando los hitos más importantes.

 cronologia

enfermeria

El concepto “salud digital”se suele utilizar como una etiqueta donde englobar diferentes temas que van desde la epigenética hasta el internet of things. Transformar digitalmente una organización, un servicio o un proceso implica centrarnos en qué queremos transformar y qué queremos aportar dentro de ese amplio abanico de la parte digital.

¿Cómo empezamos?

Hace un par de años, la OMS publicó la Estrategia Global en Salud Digital con cuatro grandes objetivos:

  • Colaboración y transferencia de conocimiento.
  • Implementación de la estrategia digital.
  • Gobernanza de la salud digital.
  • Sistemas centrados en las personas.

Pensamos que la salud digital tiene que ver con la tecnología, pero realmente, es intentar que profesionales, pacientes y la población en general, utilicen y sean copartícipes de una serie de herramientas digitales que les van a hacer la vida más fácil.

Por su parte, después de mucho tiempo, el Ministerio de Sanidad también publicó la estrategia de salud digital del Sistema Nacional de Salud. Los objetivos son:

  • Capacitar e implicar a las personas en el cuidado de su salud y facilitarles su relación con los servicios sanitarios.
  • Fomentar el buen desempeño del sistema sanitario público mediante instrumentos de apoyo al trabajo de los profesionales y la generación de procesos de valor.
  • Mejorar la toma de decisiones en el Sistema Nacional de Salud, dotándolo de una información interoperable y de calidad y de un espacio de datos.
  • Adecuar el progreso del sistema sanitario a las exigencias de la sociedad actual, mediante políticas de innovación.

Es útil, pero, al igual que la de la OMS, es demasiado genérica.

Si la salud digital es la solución, ¿cuál es el problema?

La salud digital es una herramienta que permite resolver problemas rápidamente, que cuenta con financiación, obtiene resultados a corto plazo (aunque muchos de los proyectos no se mantienen ni se continúan), y es un tema que va por modas (metaverso, blockchain, etc.).

Pero ¿qué hay en la otra cara de la moneda? La planificación que conlleva, la evaluación, la estrategia, la interoperabilidad y el cambio cultural. Para una organización, un grupo de pacientes o una población, una estrategia digital tiene que ir acompañada de un cambio cultural y el cambio cultural cuesta muchísimo. Y conseguir que la gente entienda lo que ofrecemos, o que utilicen algo que proporcionamos o aportamos, es muy difícil.

Por lo tanto, los cuatro puntos fundamentales de una estrategia de transformación digital son:

  • Análisis del punto de partida: dónde estamos y qué queremos.
  • Objetivos: Qué buscamos y con qué medios contamos (dinero e infraestructuras)
  • Herramientas y proyectos disponibles
  • Impacto en personas y procesos: Es el punto más importante. La estrategia de transformación digital debe cambia la forma de trabajar, cambiar el proceso y cambiar la costumbre.

factorestransformacion

Determinantes organizativos de la salud digital

Los determinantes organizativos de la salud digital son aquellos factores que hacen que una organización se centre más en un proyecto o en otro.

  1. Dinero: Muchas veces se decide qué proyecto poner en marcha porque es el que va a recibir fondos económicos. Es un determinante bueno si está en combinación con alguno de los otros determinantes.
  2. Estrategia: Es muy útil, pero a veces la estrategia muy cerrada obliga a poner en marcha determinados proyectos que puede que tu organización, entorno, zona territorial no los necesite. Es bueno si hay una unión con lo que necesita tu entidad.
  3. Marketing: Poner en marcha un proyecto exclusivamente por la petición de un laboratorio o una empresa, al final, acaba saliendo regular.
  4. Evidencia: Para poner en marcha un proyecto, debemos saber si hay evidencia y si realmente, podría funcionar.
  5. Necesidades: Es la base de todo y consiste en un análisis de entorno, población, servicios, infraestructura disponible, etc. (necesidades de la población y necesidades tecnológicas). Muchas veces solo nos fijamos en el dinero, el marketing y de vez en cuando, en la estrategia. Sin embargo, las necesidades que tengo, a dónde puedo evolucionar y qué necesita la gente que trabaja en la organización y los usuarios del servicio (pacientes y profesionales) se deja en segundo plano.
  6. Moda. Es la presión de las tendencias y de los medios de comunicación. Las necesidades y la evidencia, deberían ser los dos principales determinantes a la hora de hacer un proyecto o hacer otro. No obstante, muchas veces se suele decidir por lo que está de “moda”.

listadeterminantes

Apps por encima de nuestras posibilidades y el metaverso a la vuelta de la esquina

Por un lado, hasta 2018, todo el mundo pedía apps para todos los proyectos. Luego leías los análisis que había de las aplicaciones móviles de los marketplace de salud y casi todas habían dejado de actualizarse, no tenían un equipo detrás…

EL Hype cycle es una forma de analizar cómo las modas van cambiando. La curva de la consultora Gardner, que se publica anualmente, analiza cuáles son las modas en salud y qué modas se van abandonando. Actualmente, las tres grandes modas son:

  • Big Data. Hoy en día, hay mejores herramientas de análisis de datos que datos.
  • Monitorización. Poco a poco, se va avanzando. Por ejemplo, los dispositivos de medición de glucosa ya vuelcan la información en la historia clínica electrónica.
  • Machine learning. Se está evaluando el uso de algoritmos (lo que genera seguridad para los profesionales y pacientes a la hora de la tomar una decisión), pero todavía cuesta incorporarlos a la toma de decisiones.

Por otro lado, cada vez más se habla del metaverso e incluso, ya hay el primer hospital del metaverso: el Hospital Alfa (que contará con médicos, enfermeras, farmacia, habrá un mercado de compraventa de NFTs). Sin embargo, aún falta un salto muy importante y cinco o diez años para tenerlo ya a nuestra disposición con un mínimo de fiabilidad y de agilidad.

Test de esfuerzo, ¿son necesarios?

Para obtener buenos resultados y mejorarlos, cada organización que quiera transformarse digitalmente debería pasar dos test de esfuerzo para saber si la organización y la población se han adaptado a la telesalud y al intranet social. Por lo tanto, estos test permiten ver si tu organización realmente es una organización que quiere ser digital y quiere mejorar sus procesos o si solo quiere adaptarse cuando convenga.

El informe de TOPOL (2019) es un documento que prepara a los profesionales sanitarios para el futuro digital. Te hace reflexionar y preguntarte como organización sobre el contexto y la evaluación propia, y si la población y los profesionales están preparados para este cambio (competencias profesionales, formación, estrategias de ayuda, apoyo a la puesta en marcha de proyectos, etc.). En resumen, si se pone en marcha un proyecto nuevo que haya siempre alguien ayudando, alguien guiando y un responsable del proyecto.

La importancia de las alianzas y el contexto

Como reflexiones finales, cabe mencionar las alianzas y el contexto de la salud y transformación digital. Para que la transformación digital funcione, tiene que ir acompañada de una estrategia de comunicación y una estrategia de difusión, alianzas con los medios, con los colegios, con las sociedades científicas y, por supuesto, con profesionales y pacientes. Este artículo sobre la telemedicina el Reino Unido, publicado hace unas semanas en el Brithish of General Practice, ilustra muy bien el caso.

Además, también es muy importante contextualizar cada proyecto. No todos los hospitales, organizaciones o instituciones tendrán las mismas necesidades. Si implementamos la misma solución digital para todos, seguramente en algunos hospitales u organizaciones, va a costar mucho poner en marcha el proyecto, los usuarios o los profesionales acabarán cansados o directamente no se utilizará.

Referencias

miguel angelMiguel Ángel Mañez
Economista experto en gestión sanitaria y transformación digital. @manyez

enfermeria

Reflexionar sobre el concepto de salud digital en diferentes ámbitos de la salud es necesario. A pesar de ser un tema del que se habla mucho actualmente, a veces puede ser difícil tener un buen conocimiento al respecto y ello puede generar algunas reticencias. En este artículo, reflexionamos sobre la vinculación entre la enfermería y la salud digital, identificando los usos, posibles beneficios y limitaciones para los cuidados de enfermería.

La enfermería y el uso de la tecnología para la asistencia

Las enfermeras cuidan personas, enfermas o sanas, en cualquier momento del ciclo vital. Su objetivo es el cuidado y la promoción de la salud y pueden estar presentes en diferentes ámbitos como hospitales, atención primaria, domiciliaria, investigación, empresas, gestión, política, etc.

Actualmente, observan que, a pesar de usar la tecnología en su vida cotidiana, no en todos los casos se utiliza profesionalmente para el cuidado de las personas. A menudo las propias enfermeras se posicionan como barrera al uso de la salud digital, en concreto de la teleasistencia, argumentando que priorizan el trato personal, que optan por la calidad de la atención e incluso reconociendo que se sienten más cómodas con la presencialidad.

A pesar de esta resistencia, que puede ser personal o institucional, la realidad es que la transformación digital existe y va de la mano con los avances tecnológicos. La realidad es que la digitalización en salud implica más que el uso de tecnología; pide un cambio de actitud.

Digitalización en salud: la teleasistencia

La teleasistencia es una relación a distancia entre la enfermera y el usuario, muchas veces paciente, usando las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), el teléfono, chat o alguna otra plataforma. Aunque hace tiempo que hablamos de ello, ha sido durante la pandemia y por necesidad, que hemos visto un mayor uso de la teleasistencia, aunque debemos reconocer que las enfermeras no estábamos preparadas. Por ello, hoy es indispensable tener:

  • Formación que debería ir más allá del uso de los dispositivos tecnológicos y tratar formas de comunicación, usos éticos de la información, etc.

  • Herramientas o instrumentos adecuados. Muchas veces las enfermeras, como ciudadanas tenemos mejores recursos para llevar a cabo esta comunicación digital en nuestras casas que en el lugar de trabajoorresponde a los centros mejorar las tecnologías disponibles.

  • Capacitación para sentirnos seguras y trabajar mejor. Queremos saber que lo que estamos haciendo es correcto y si no es así, saber cómo mejorarlo. Ahora mismo muchas de las acciones dependen de la buena voluntad o de la motivación personal.

  • Agendas. Es necesario que estas visitas de teleasistencia se contemplen en la jornada de las enfermeras y formen parte de las agendas y de las planificaciones. En muchos casos, ahora mismo, se hace por añadidura y sin una planificación que permita dedicar el tiempo adecuado.

Estamos ante un cambio de modelo en el que la teleasistencia probablemente complementa la presencialidad. Su potencial depende de diferentes factores:

  • Teleasistencia reactiva: reduce costes en atención social.
  • Teleasistencia proactiva: incide directamente en el tiempo que las personas están en casa y esto hace que haya menos ingresos hospitalarios. No se acude tanto a urgencias, las personas (pacientes y cuidadores) incrementan la su sensación de seguridad y percepción de tranquilidad e incluso tienen una mejor percepción de su autonomía.

Además, la teleasistencia se puede contemplar desde distintos puntos de vista dependiendo de cuál sea el rol de la persona:

  • Los gestores seguramente la ven como una forma de optimizar recursos (materiales, económicos y de personal).
  • Los usuarios desean sentirse bien atendidos. De hecho, una parte de la ciudadanía como son las personas con alguna patología crónica que tienen visitas de control periódicas; las personas muy ocupadas; las que acuden desde distancias importantes y prefieren evitar los desplazamientos, hace tiempo que reclama esta teleasistencia.
  • Hay profesionales convencidos y profesionales resistentes al cambio. Pero incluso los convencidos no encuentran sentido a las actividades fragmentadas, ya que una actividad de teleasistencia esporádica y sin continuidad, deja de aportar valor.

Algunas veces, estos tres grupos de personas e incluso personas de dentro de cada grupo avanzan a ritmos distintos, lo que genera malentendidos que también acaban siendo barreras.

¿Qué necesidades tienen las enfermeras respecto a la teleasistencia?

Ante esta situación postpandemia, desde el Colegio Oficial de Enfermeras de Barcelona, se está llevando a cabo un proyecto para dar soporte a las enfermeras que realizan teleasistencia; intentando analizar su contexto actual. ¿Cómo? Identificando necesidades y motivaciones de las enfermeras sobre este tema, determinando qué ha funcionado bien para poder implementarlo, analizando qué aspectos pueden ser mejorados y poniendo en valor las buenas prácticas de teleasistencia.

El proyecto, en fase inicial, está analizando la actualidad para proyectar el futuro de la teleasistencia. Para ello, ya se ha llevado a cabo una primera sesión de co-creación con enfermeras de diferentes ámbitos, especialistas, gestoras, académicas y otros profesionales de la salud expertos, con el objetivo de dar significado a la tecnología.

captura ciruclos salud de infemereria

Los círculos en azul claro representan lo que las enfermeras priorizamos y los círculos en azul más oscuro lo que las enfermeras necesitamos. El recuadro más oscuro representa la necesidad de un marco ético y legal.

Objetivos a corto plazo

Actualmente, los dos principales objetivos en cuanto a la enfermería y la salud digital son: en primer lugar, facilitar que las personas puedan estar más tiempo en sus domicilios y menos tiempo en los hospitales y, en segundo lugar, mejorar la seguridad de los pacientes y de las enfermeras.

Para el primer objetivo, se necesitan instrumentos de monitorización intensiva con datos agregados y bien gestionados y con una interoperabilidad asegurada. Esto está directamente relacionado con la falta de enfermeras y con el lugar de trabajo. Probablemente se necesitarán más enfermeras en los domicilios y que esto asegure menos ingresos, aunque sabemos que supone una revolución asistencial.

Para el segundo objetivo, se necesita trabajar desde la mejor evidencia posible (enfermería basada en la evidencia). Actualmente, no se disponen de buenos datos: no están depurados ni bien tratados. Se necesitan enfermeras expertas en datos y para ello, se requiere una formación previa. El Big Data es una fuente importante de información que permite incrementar la calidad de las decisiones que tomamos las enfermeras. Existen distintos tipos de datos y cada uno de estos tipos requiere un tratamiento distinto. Por ello, se contemplan diferentes modelos:

  • Descriptivo: explican lo que ya ha sucedido. Tratan los datos estadísticamente y aportan un resumen para que los profesionales lo usen. Estos resúmenes explican las relaciones entre datos y se pueden obtener diferentes categorías que correspondan a distintos tipos de niveles de riesgo, que requerirán cuidados de enfermería distintos.
  • Predictivo: analizan resultados anteriores para calcular posibilidades de que sucedan determinados eventos. Por ejemplo, el objetivo es predecir el riesgo de sufrir un infarto agudo miocardio y así trabajar en esta dirección para evitar que esto ocurra, si es posible. Por lo tanto, es un modelo que se focaliza en datos relevantes.
  • Prescriptivo: son capaces de analizar muchas variables, estudiar las relaciones entre ellas y dar soporte a una toma de decisiones mucho más segura.

Enfermería y salud digital: ventajas e inconvenientes

A modo de resumen destacamos algunas ventajas e inconvenientes que identificamos respecto a la salud digital:

Ventajas:

  • Minimiza las distancias geográficas y permite cuidados y atención a pesar de estas distancias
  • Accesibilidad informativa
  • Empoderamiento de los pacientes y de las enfermeras
  • Asistencia más predictiva y no tan reactiva
  • Fomento de la adherencia de tratamientos a través de estas herramientas digitales
  • Mejor precisión diagnóstica y monitorización intensiva

Inconvenientes:

  • Los profesionales a veces sufren un sentimiento de amenaza
  • Hay instituciones no adaptadas y la salud digital requiere inversión por lo que algunas instituciones están ralentizando esta adaptación
  • Miedo a la deshumanización tecnológica
  • Falta seguridad de los datos
  • Falta integrar protocolos en la planificación de las visitas

En este ámbito es fundamental tener en cuenta siempre la aplicación de los principios éticos y los criterios de seguridad en el uso responsable de las tecnologías.

Referencias

Fundación iSYS. (8 de setiembre de 2022). eHealthBEATS: Enfermería y salud digital [Video]. Youtube. Extraído de

Pilar GonzalezPilar González
Directora del Grado en Enfermería en Blanquerna - Universitat Ramon Llull. @pgonzalezgal

innovacion

Actualmente, el sistema sanitario se encuentra en un entorno VUCA, cuyas siglas en inglés significan que es un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo.

Problemas del sistema sanitario

La llegada de la pandemia ha empeorado la frágil situación en la que se encontraba el sector de la salud, que ya estaba al borde del colapso, por diferentes factores:

  • La esperanza de vida ha aumentado ya que tenemos un mejor sistema sanitario y mayor calidad de vida
  • Existe un mayor envejecimiento de la población: por lo que hay más enfermedades crónicas y enfermedades emergentes; lo que genera un crecimiento exponencial del gasto público a nivel sanitario que dificulta la sostenibilidad
  • Hay una demanda superior a la capacidad
  • El sistema tiene una organización tradicional vertical y fragmentada, no orientada al proceso asistencial. Esto dificulta el seguimiento y dar una respuesta óptima a las diferentes necesidades y complejidad del paciente
  • Existen prácticas de “no valor” que consumen recursos y ralentizan resolución de problemas
  • Falta de profesionales

¿Qué podemos hacer para que el sistema sea sostenible?

Innovar es la única solución. Según la OECD/Eurostat (1), la innovación es un nuevo o mejorado producto, servicio o proceso (o una combinación de los dos) que difiere significativamente de los productos, servicios o procesos previos. Y que, por lo tanto, aporta valor.

Actualmente, se busca un modelo de open innovation. La innovación proviene tanto de dentro del sistema (hospitales, centros de salud, etc.) como de fuera (start-ups, empresas que hacen productos para mejorar los hospitales, etc.). Lo importante es que todos los actores implicados en el proceso asistencial se unan y creen soluciones de manera conjunta que den respuesta a problemas reales mediante la tecnología que aporta una gran empresa o start-up.

Los objetivos principales que persiguen mediante la innovación en el sector salud son:

  • Mejorar los resultados sanitarios del paciente
  • Disminuir el coste de los procesos asistenciales
  • Mejorar la experiencia del profesional sanitario
  • Mejorar la experiencia del paciente

Los tres actores principales son el paciente, el profesional y el gestor.

Los profesionales necesitan acceder a las mejores herramientas para poder proporcionar la mejor asistencia a sus pacientes y a su vez, para poder proporcionar estas herramientas a los profesionales, se deben dar herramientas a los gestores para que puedan tener una visión general del funcionamiento del sistema. De esta manera, podrán realizar las acciones adecuadas para mejorar los procesos, hacerlos eficientes, y disponer de los recursos necesarios para poder ayudar a los profesionales.

Transformación digital, una parte importante de la innovación

Una de las palancas que están ayudando al proceso de innovación es la transformación digital en la que está inmerso actualmente el sector.  El uso de herramientas digitales, como pueden ser la inteligencia artificial, la impresión 3D, la realidad virtual, etc., está ayudando a redefinir y mejorar los procesos haciéndolos más eficientes y eficaces.

Por ejemplo, mediante la realidad virtual se puede mejorar el proceso asistencial de un paciente que se somete a una intervención quirúrgica. El paciente puede conocer cómo será su proceso quirúrgico, desde su diagnóstico, que se puede explicar con modelos de realidad virtual, hasta poder vivir de manera inmersiva como será el día de la intervención. Esto favorecerá la comprensión del paciente de todo lo que le va a suceder, por lo que ayudará a evitar parte de la intranquilidad y angustia que sufre durante todo el proceso.

El futuro de la salud

Según el World Economic Forum, la salud del futuro se basa en 3 grandes líneas: Hospitales inteligentes, el paciente en casa y el uso de datos.

Una de las líneas que va a tener mayor impacto es el uso de los datos mediante la construcción de algoritmos de inteligencia artificial que permitan alcanzar la medicina de las 5P: predictiva, participativa, preventiva, poblacional y personalizada.

Actualmente ya se está trabajando en esta línea, aunque existen algunas barreras que impiden su progreso. La principal es que no hay suficiente personal cualificado en el análisis de datos y construcción de algoritmos (data science).

Otras barreras son:

  • Miedo de los profesionales a la substitución
  • Calidad de los datos
  • Datos e imágenes no clasificados
  • Dudas de seguridad y éticas

Línea de trabajo 1: Hospitales inteligentes

Permiten automatizar aquellas actividades de no valor para que el personal asignado a estas prácticas puede dedicarse a prácticas de valor. Se aumentan los recursos y hacen eficiente el proceso gracias a herramientas digitales.

¿Qué esperamos de los hospitales inteligentes?

  • Mantenimiento Inteligente de aparatos de electromedicina
  • Trazabilidad de activos y materiales, gracias a la conectividad y el Internet of things: por ejemplo, mediante la trazabilidad de activos se permitió localizar, en tiempos de pandemia, todos los respiradores dispersos en el hospital en menos de 3 horas
  • Trazabilidad de pacientes
  • Gestión automática de stocks: si falta material, proactivamente se debería poder lanzar una alerta y realizar los pedidos de manera automática
  • Almacén autogestionado
  • Limpieza de quirófanos
  • Sistema de ventilación, calefacción, aire acondicionado, humedad, CO2, Ozono…
  • Señalética
  • Sistema de orientación individual
  • Registro automático de entrada de pacientes
  • Gestión de colas, de salas de espera y de camas
  • Derivación automática

Un ejemplo de trazabilidad de pacientes y activos es el caso de éxito en el proceso quirúrgico de Vall d’Hebron junto a MySphera, empresa que forma parte de Wyara (Huh de open innovation de Telefónica que financia start-ups tecnológicas). Se trata de un sistema de trazabilidad del paciente durante todo el proceso quirúrgico.

Cuando el paciente entra en el bloque quirúrgico se le coloca una pulsera. Esta pulsera es detectada por una serie de pequeños dispositivos que funcionan con bluetooth colocados a lo largo de todo el bloque quirúrgico. Esto permite tener una localización en tiempo real de donde se encuentra el paciente físicamente y en qué fase del proceso está (en espera, en el quirófano, en recuperación, etc.).

Esta información permite:

  • Optimizar el proceso quirúrgico ya que se tiene medidos todos los tiempos de cada una de las etapas del proceso y se pueden detectar cuellos de botella
  • Lanzar tareas de manera automática como por ejemplo el envío del equipo de limpieza al quirófano una vez se sabe que ha quedado libre o informar al cirujano de que el paciente ya está listo en el quirófano
  • Informar a los familiares de la situación del paciente lo que humaniza el proceso

Con la implantación de este sistema de trazabilidad se ha conseguido disminuir la lista de espera y ganar un mes de quirófano. Es decir, lo que antes hacían en 13 meses ahora lo pueden hacer en 12 meses.

Línea de trabajo 2: Paciente en casa

El paciente tiene que estar el mínimo tiempo posible en el hospital o en el centro de primaria porque donde mejor se recupera es en casa. Pero para poder tener el paciente en su domicilio, debe estar bien monitorizado.

¿Qué se puede conseguir con la monitorización remota de pacientes y/o ciudadanos?

  • Seguimiento de pacientes crónicos
  • Alta precoz
  • Hospitalización a domicilio
    • Ayuda a sobrellevar la soledad que puedan sufrir las personas mayores: cada vez hay más personas mayores solas en casa que no se sienten seguras y tienen miedo de que les ocurra algo. La tecnología está permitiendo monitorizarlas y proporcionarles herramientas que las hagan sentirse más seguras. Por ejemplo, Telefónica junto a Aerial, empresa de Wyara, ha desarrollado un sistema de monitorización no invasiva de la persona mayor en su domicilio. Mediante la detección de las interferencias de las ondas wifi que produce la persona cuando se mueve, se puede construir un mapa de la persona lo que permite detectar comportamientos fuera de lo habitual. Estas herramientas permiten alargar la estancia en su propio domicilio y evitar que tenga que ir a una residencia.
  • Telemedicina: tener este control remoto evita muchos desplazamientos innecesarios (visitas de rutina) de un paciente que está lejos del centro de atención
  • España vaciada
  • Interconsultas

Para ejemplificar esta línea de trabajo, cabe mencionar otra de las soluciones aportadas por una empresa de Wayra: TUCUVI. Se trata de un asistente virtual que permite monitorizar pacientes sin necesidad de conectarse a dispositivos y que está enfocado a personas mayores. El algoritmo LOLA hace llamadas a la persona mediante un lenguaje empático y natural para recoger ciertas biomedidas como la temperatura, el peso, etc. Luego transforma mediante la tecnología NLP estructura la información, que queda disponible en una plataforma que puede consultar el personal médico.

Dentro de esta línea de trabajo se incluyen los command center o cuadros de mando integrales que permiten tener una visión integral de los procesos asistenciales, con información de cada paciente. Por ejemplo, esta solución permite tener la visión de variables clínicas más importantes de los pacientes de una UCI en un único punto.  Pero ya no solamente en los boxes que hay en el hospital, sino de manera remota. Durante la pandemia, se ha evidenciado una falta de intensivistas. Si podemos tener monitorizados a los pacientes en un pequeño hospital, donde sí hay UCI, pero no intensivistas aumentamos la capacidad de las UCI a nivel global lo que permite evitar traslados de pacientes a un hospital donde sí haya intensivistas. Por lo tanto, aumenta la eficiencia del personal, prioriza la atención al paciente, reduce el estrés provocado por frecuentes alarmas y ayuda en la toma de decisiones clínicas

Línea de trabajo 3: Big data e inteligencia artificial

El uso de datos nos está llevando a la medicina de las 5P. El objetivo es tener una medicina más proactiva y no tan reactiva; tener toda la información posible del paciente para poder hacer un tratamiento más personalizado y poder prever situaciones de riesgo e incluso predecir algunas situaciones.

De hecho, ya existen algunos algoritmos aprobados. Por ejemplo, la FDA aprobó un algoritmo capaz de detectar retinopatías mediante el análisis de retinografías y Google ha desarrollado un algoritmo para la ayuda al diagnóstico de cáncer de pulmón gracias al análisis de TACS.

Colaboración pública vs privada

Cada vez se están abriendo más vías de colaboración entre las entidades públicas y privadas para que se pueda aportar valor en la investigación, cocrear soluciones y dar respuesta al sector.

Los hospitales tienen las necesidades y las empresas la tecnología que puede ayudar a cubrir dichas necesidades. Esta asociación público-privada debe permitir co-crear soluciones que den respuesta a problemas reales.

Un ejemplo de colaboración público-privada de éxito es la colaboración entre el Hospital San Carlos de Madrid, Roche y Wayra (Telefónica): Púlsar, una nueva aceleradora de start-ups que nace para impulsar la innovación en oftalmología y otras áreas terapéuticas.

Referencias

(1) Oslo Manual 2018: Guidelines for Collecting. Reporting and Using on Innovation, 4th Edition

(2) Fundación iSYS. (29 de junio de 2022). eHealthBEATS: Experiencias en Innovación y Transformación Digital en Sector Salud público y privado [Video]. Youtube. Extraído de 

Eva AurinEva Aurín
Gerente eHealth en Telefónica España, profesora y coordinadora del Máster eHealth de “la Salle”- Universitat Ramon Llull y vicepresidenta de la Societat catalana de Salut Digital. @eaurinp