palabraiSYS és una fundació per a desenvolupar projectes socials de salut digitall

El 46% de las apps para pacientes disponibles un año, han desaparecido cinco años más tarde

Nuestra fuente de datos: el iSYScore

Desde 2014, en Fundación iSYS hemos ido analizando con la escala del iSYSScore las diferentes propuestas para pacienlogo isyscoretes disponibles en Google Play y App Store, en español. Nuestro objetivo siempre ha sido ofrecer indicadores que ayudasen a los pacientes a elegir aplicaciones de salud, es decir, ayudarles a realizar un “triaje” entre las 325.000 apps dedicadas a salud que se estima que existen hoy en día en el mercado.

La escala ha sido empleada de forma anual para realizar colecciones anuales de recomendaciones de Apps. Así pues, cada año analizamos unas 300 apps, recomendadas por asociaciones de pacientes, inscritas o obtenidas por una metodología que combina la “Búsqueda Avanzada de Google”, para explorar los dos grandes stores GoogleyPlay y AppStore, con las agrupaciones de enfermedades estándares de la OMS.

Las apps para pacientes con perspectiva de cinco años

Ahora que tenemos perspectiva, hemos realizado un nuevo estudio liderado por nuestra presidenta, la investigadora Dra. Inma Grau, y se ha publicado en JMIR mHealth y uHealth (1). El estudio recoge un análisis de las todas apps capturadas con esta metodología durante cinco años (unas 280 Apps/año), siendo un total de 1358 Apps las analizadas desde 2014 hasta 2019.

Sobre la muestra anual se han verificado los criterios de inclusión, que son:  Apps en español o catalán; dirigidas a pacientes; de contenido adecuado: las que incluyen un diagnóstico o tratamiento médico deben estar certificadas y, por ejemplo, una app que promete curar la esquizofrenia con las vibraciones del teléfono no sería adecuada; disponible en nuestro ámbito geográfico; con más de 500 descargas y con una actualización el año anterior a la captura de la muestra (estos dos últimos se agregaron a partir de la edición de 2016). De las 1358 apps estudiadas, solamente 210 cumplieron los criterios de inclusión. Y tras extraer las 74 repeticiones a lo largo de los años, quedó un total de 136 aplicaciones diferentes.

Como resultado de la investigación, nos gustaría destacar que las 3 categorías con más presencia de apps son las de endocrinología (diabetes), respiratoria (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma y alergias) y neurología (esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y enfermedad de Alzheimer).

Por otro lado, muy pocas aplicaciones se mantuvieron durante los 5 años: solo 10 de las 136 aplicaciones se mantuvieron durante 3 años o más. Una revisión completa en 2019 de las 136 Apps dio como resultado que 37 (27, 2 %) ya no estaban disponibles, siendo especial la incidencia en 2014, con un 46% de aplicaciones desaparecidas.

Además, un gran número de aplicaciones analizadas fueron originalmente en otros idiomas y posteriormente traducidas al español (56/136, 41,2%). Y precisamente las traducidas de otro idioma mostraron una tendencia a ser más duraderas.

Gracias a este análisis podemos concluir que el mercado de las aplicaciones de salud en español es frágil y que muy pocas aplicaciones de este sector han aparecido repetidamente durante los 5 años, dejando en evidencia su durabilidad y por tanto, su eficacia.

Referencias a nuestro estudio en los medios

 Nos complace compartir todas las referencias a nuestro artículo que hemos recibido:

 

(1) Grau-Corral I, Gascon P, Grajales FJ III, Kostov B, Sisó Almirall A
Availability of Spanish-Language Medical Apps in Google Play and the App Store: Retrospective Descriptive Analysis Using Google Tools
JMIR Mhealth Uhealth 2020;8(12):e17139
URL:
https://mhealth.jmir.org/2020/12/e17139
DOI: 10.2196/17139
PMID: 33270031

 

 

gestion sanitaria

CON PERSPECTIVA Joan Grau i Sociats
Gestión, política y salud. Ingeniero.

"Legislar y potenciar con ello la gestión clínica, esa fórmula por la cual se podría traspasar a los clínicos la responsabilidad (que no el riesgo) de sus decisiones, es un proyecto que languidece en algún cajón del Ministerio de Sanidad, entre otros motivos, muy posiblemente, por el temor a volver a encender la llama de una polémica que paraliza cualquier intento de avance en materia de gestión sanitaria en España: la relación público-privada o, dicho por algunos, la privatización."

Carmen Fernández ¿En que quedó la Gestión Clínica? Diario Médico. 29.01.18

El proyecto de real decreto de unidades de Gestión Clínica  fue una de las normas más polémicas del sector, provocando discrepancias entre profesionales, sindicatos y comunidades. Pretendía ser un marco de principios generales para una realidad que ya se estaba implantando en algunas autonomías.

NetColour

CON PERSPECTIVA Joan Grau i Sociats
Gestión, política y salud. Ingeniero.

En 1982, anticipándose a lo que propondría la Ley General de Sanidad (LGS) de 1986, se produjo en España, el primer paso en la descentralización de la administración de la Sanidad, transfiriendo a la Comunidad Autónoma de Catalunya la gestión, prestación y administración del tema sanitario.

Aunque el axioma “peix al cove” que justificó, como en muchos otros casos, la aceptación de transferencias sin control absoluto de costes, inversiones y legislación adecuada, llevó a un perfecto galimatías de responsabilidades, decisiones y organización, no se puede negar que hubo una gran dosis de voluntariedad y entusiasmo por parte de los que nos pusimos a la obra para gestionar nuestra sanidad. Llegamos a implantar el entonces exitoso Modelo Sanitario Catalán. En los últimos años este modelo se ha visto deteriorado.

En 2018, se produce una oportunidad de afrontar ex Novo el reto de implantar un Modelo que lleve a lo que deberá ser la Medicina del futuro, aprovechando el nuevo entorno de progreso en investigación, informatización, empoderamiento del paciente, etc.

euro

CON PERSPECTIVA Joan Grau i Sociats
Gestión, política y salud. Ingeniero.

En los últimos tiempos estamos asistiendo a una nueva proliferación de intercambios accionariales en las empresas propietarias de los centros sanitarios privados. La mayor parte de las empresas con una cierta tradición sanitaria están pasando a pertenecer a grupos de firmas de capital riesgo que crean conglomerados de mayor volumen.

Normalmente las actuaciones de este tipo de firmas suelen tener como finalidad obtener un beneficio en un período de tiempo no muy largo por la vía de reducir la competencia intergrupo (eliminando duplicidades), conseguir mejores conciertos (posición de oligopolio de oferta), situando el grupo en lugar destacado, para acabar vendiéndolo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso.