inicia sesión

palabraiSYS es una fundación para desarrollar proyectos sociales de salud digital

Plantilla imagen web 1

Cada 17 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hipertensión. El objetivo es reivindicar la importancia de prevenir, diagnosticar y controlar la hipertensión arterial, una de las causas principales de muerte prematura en el mundo.

Aunque existen diferentes tratamientos, varios estudios están demostrando que la salud digital o mHealth también podría desempeñar un papel en la gestión y cuidado de esta enfermedad.

¿Qué es la hipertensión arterial?

Según la OMS, la tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, que son grandes vasos por los que circula la sangre en el organismo. La hipertensión es el término que se utiliza para describir la presión arterial alta.

Es una enfermedad muy prevalente, sobre todo en países de ingresos bajos y medianos, que aumenta considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, cerebrales y renales. Por eso, recientemente, la OMS ha publicado unas nuevas directrices sobre el tratamiento farmacológico de la hipertensión en el adulto. Las directrices formulan recomendaciones basadas en la evidencia sobre el comienzo del tratamiento de la hipertensión y los plazos de revisión recomendados.

Sin embargo, según la OMS, el 46% de los adultos hipertensos desconocen que padecen esta afección y, de hecho, se diagnostica y se trata a menos de la mitad de los adultos que la presentan(2).

mHealth como herramienta para el cuidado, la detección y la prevención de la salud digital

La creciente digitalización en el sector sanitario puede facilitar el diagnóstico y optimizar el manejo de muchas enfermedades. El informe IQVIA reúne evidencias que apoyan la inclusión de herramientas de salud digital en las directrices de tratamiento para diferentes indicaciones de salud. Entre ellas, se encuentran las diferentes aplicaciones cardiovasculares para la detección de la hipertensión. Y, realmente, según varios estudios y metaanálisis, la intervención de programas mHealth ayudan a concienciar a las personas hipertensión con un consecuente aumento en la adherencia a la medicación y una reducción de la presión arterial (6).

Algunas de estas intervenciones mHealth incluyen: la prestación de atención virtual combinada con telemonitorización de la presión arterial en el hogar, el uso de registros digitales y atención protocolizada, el aprovechamiento de la medición continua de la presión arterial para recopilar grandes cantidades de datos individuales y poblacionales, y la adopción de terapias digitales para proporcionar niveles bajos de presión arterial (5).

No obstante, uno de los principales obstáculos de la implementación de los programas mHealth es la necesidad de ensayos clínicos más amplios y sólidos, que sigan a los pacientes durante más tiempo e informen sobre los beneficios que pueden aportar los programas mHealth, valoren su usabilidad y la capacidad de retener usuarios con la app para determinar el efecto clínico y determinen la evidencia costo-efectividad.

La tecnología digital en el sector sanitario, y en concreto en una enfermedad como la hipertensión, puede ser de gran ayuda, pero aún queda mucho camino por recorrer.

Ejemplos de algunas apps con sello FDA y CE que garantizan la corrección de la medida de la tensión

En nuestro catálogo de aplicaciones de la salud según el baremo iSYScore se pueden encontrar diferentes apps relacionadas con la hipertensión arterial. Algunas de ellas son

  • Qardio Salud del corazón. Aplicación para hacer un seguimiento de la presión arterial y del peso. Se pueden entrar los datos de forma manual, importar de otras aplicaciones como Google Fit o Samnsung Health, o sincronizar los datos de algun dispositivo Qardio (verificados clínicamente), crea gráficas, recordatorios y permite compartir la información. Fue nombrada “Mejor Aplicación de Salud” y “Mejor Aplicación para la Salud”.
  • Corazón sano. La aplicación Corazón Sano es una aplicación desarrollada por la Liga Colombiana contra el Infarto y la Hipertensión. La aplicación proporciona recordatorios para que el usuario se tome la tensión arterial (se necesita disponer de un Tensiómetro) y añada manualmente sus resultados. La aplicación guarda los resultados, genera gráficos y estadísticas para poder mostrar al médico. También muestra información educativa sobre la hipertensión.

Podrás encontrar más información en nuestra página web.

Referencias

  1. Beger, C., Haller, H., & Limbourg, F. P. (2021). Telemonitoring und E-Health bei arterieller Hypertonie: Status quo und Perspektiven [Telemonitoring and eHealth for arterial hypertension : Status quo and perspectives]. Der Internist, 62(3), 263–268. https://doi.org/10.1007/s00108-021-00966-6
  2. Brunnier, A. & O’Hare, R. (2021). Más de 700 millones de personas con hipertensión sin tratar. OMS. Recuperado de https://www.who.int/es/news/item/25-08-2021-more-than-700-million-people-with-untreated-hypertension
  3. Li, R., Liang, N., Bu, F., & Hesketh, T. (2020). The Effectiveness of Self-Management of Hypertension in Adults Using Mobile Health: Systematic Review and Meta-Analysis. JMIR mHealth and uHealth, 8(3), e17776. https://doi.org/10.2196/17776
  4. (2021). Hipertensión [articulo]. Recuperado de https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/hypertension
  5. Padwal, R., & Wood, P. W. (2021). Digital Health Approaches for the Assessment and Optimisation of Hypertension Care Provision. The Canadian journal of cardiology37(5), 711–721. https://doi.org/10.1016/j.cjca.2020.12.009
  6. Xu, H., & Long, H. (2020). The Effect of Smartphone App-Based Interventions for Patients With Hypertension: Systematic Review and Meta-Analysis. JMIR mHealth and uHealth, 8(10), e21759. https://doi.org/10.2196/21759.

 

Júlia MassóJúlia Massó
Comunicadora científica y genetista. Divulgo sobre ciencia y salud, su historia e historias en la Fundación iSYS. @julia_masso

Las intervenciones mediante aplicaciones móviles (programas mHealth) pueden ayudar a adoptar, cambiar o mantener estilos de vida relacionados con la salud de la población. Estas intervenciones incluyen actividades para informar, motivar, reforzar conductas deseadas o monitorizar el progreso a largo plazo, entre otras. Sin embargo, es necesario evaluar la efectividad de éstas para poder integrarlas dentro de las consultas de atención primaria.

Evaluación de programas mhealth como herramienta para abordar la inactividad física y el sedentarismo

La inactividad física y el sedentarismo son un problema de salud importante, tanto por su prevalencia a nivel poblacional como por su impacto en diferentes problemas de salud. Y, además son los principales factores de riesgo para padecer graves enfermedades y sus complicaciones.

A nivel mundial, se estima que uno de cada cuatro adultos no cumple con las recomendaciones globales de actividad física establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2019) y en nuestro entorno casi un tercio de la población es insuficientemente activa. Asimismo, el 70% de los pacientes con enfermedades crónicas, como las cardiovasculares (ECV), la diabetes o el cáncer, no alcanzan las recomendaciones mínimas de 150 minutos semanales de actividad física moderada o intensa.

Ejemplo de un programa mHealth para modificar el comportamiento sedentario laboral y aumentar la actividad física

El estudio titulado “Impacto de un programa mHealth sobre el control glucémico y perfil antropométrico en personal de oficina con DM2. Ensayo clínico aleatorio controlado (Walk@Work)” liderado por la Dra. Anna Puig-Ribera, tiene como objetivo principal evaluar el impacto o eficacia a corto y medio plazo del programa mHealth en trabajadores de oficina con diabetes sobre parámetros físicos y analíticos, de salud mental y del entorno laboral.

 walkatwork 1walkatwork 2

A partir de la aplicación, surgió uno de los objetivos del grupo de investigación: evaluar la efectividad de programas mhealth para abordar la inactividad física y el sedentarismo en pacientes con patologías crónicas como diabetes, obesidad, hipertensión arterial o dislipemias (colesterol alto) en atención primaria.

Actualmente, hay un incremento de la inactividad física, el sedentarismo y las principales patologías crónicas entre la población. Asimismo, la inactividad física y el sedentarismo no se abordan de forma detallada y personalizada en las consultas médicas de atención primaria. Tradicionalmente y hasta el momento, se dan pequeños consejos breves y de alta intensidad. Por ejemplo, a una persona que padece obesidad, diabetes o dislipemia, se le recomienda que salga a correr 30 minutos cada día. Evidentemente, es un consejo poco realista, con una efectividad dudosa y poco adaptado a la persona.

Los programas mHealth permiten salir de la consulta y focalizar allí donde está el problema, es decir, los diferentes contextos o dominios. El tiempo laboral o las horas que pasamos en el trabajo representan una gran parte del tiempo total diario. 

Programas mHealth como herramientas para la “des-prescripción” y el fomento de las medidas no farmacológicas

En nuestro entorno, la hiperprescripción farmacológica es un problema que va en aumento. Tenemos un sistema sanitario que se centra en la medicalización del todo. Es decir, se espera a que la persona tenga la enfermedad y cuando la tiene se le prescribe fármacos para paliar las consecuencias. Por lo tanto, es un sistema que prioriza las intervenciones farmacológicas, que puede producir polimedicación, respecto a las medidas no farmacológicas y de educación sanitaria.

La situación de sobretratamiento se ha relacionado con consecuencias negativas para la salud de la población, como por ejemplo: el incremento de las reacciones adversas, de ingresos hospitalarios o de la mortalidad. Los programas mHealth pueden ser una solución para la "des-prescripción" y el fomento de las medidas no farmacológicas (promoción de la actividad física y la alimentación saludable).

Por un lado, podemos dotar a los pacientes de una herramienta coste-efectiva para la prescripción de medidas no farmacológicas y fomento de la prescripción social (recursos a nivel comunitario/activos en salud). Por otro lado, permiten una prescripción individualizada (intervenciones de salud personalizadas), promover la adherencia terapéutica, así como una revisión y evaluación constante del plan terapéutico.

En definitiva, los programas mhealth pueden ser una estrategia preventiva y terapéutica poblacional.

¿Qué obstáculos se han detectado en la implementación de este tipo de programas mHealth a nivel asistencial?

Según la Organización Mundial de la Salud (2016 y 2019), hay una gran necesidad de integrar la tecnología móvil en el sector sanitario ya que la implementación de programas mHealth acentúa los beneficios de la tecnología mHealth para fomentar el empoderamiento personal y promover hábitos de vida saludables. Sin embargo, identifica el principal obstáculo que impide su implementación plena por parte de profesionales de la salud: la falta de evidencia científica sobre su efectividad.

Aunque cada vez existan más aplicaciones a nuestro alcance, es necesario generar evidencia científica (realizar ensayos clínicos, estudios longitudinales) en los programas mHealth a nivel asistencial para su integración. Es fundamental describir y documentar el proceso de desarrollo de estas intervenciones: contenido, modelos teóricos y técnicas del cambio del comportamiento, adaptación cultural/contexto. Estos aspectos permitirán poder comparar entre los diferentes estudios y poder extrapolar los resultados a la población.

Otro obstáculo es la complejidad de los procesos de implementación en salud, que ha impedido que muchas innovaciones clínicas lleguen a su práctica habitual, a pesar de la evidencia de su efectividad. Además de la falta de formación a los profesionales sanitarios implicados.

Atención primaria, el ámbito ideal para implementar programas mHealth

La atención primaria (AP) es el ámbito ideal para poner en funcionamiento programas mHealth que promuevan estilos de vida saludable, dada la accesibilidad, la coordinación, la integralidad y la longitudinalidad que ofrece.

  • La integralidad es la capacidad de resolver la mayoría de los problemas de salud de la población atendida (en atención primaria es del 90% de resolución de los problemas de la población).
  • La longitudinalidad precisa, además de registros de calidad, mantener una estabilidad personal en el tiempo y en el espacio de la interrelación médico-paciente en el seguimiento de sus problemas de salud, que difícilmente pueden ofrecer la atención especializada o los servicios de urgencia. Por eso, se establece una relación de confianza que hace que las intervenciones mhealth tomen fuerza.

Además, la atención primaria es la protagonista en el control del paciente con patologías crónicas (representan el 70% de los pacientes visitados en atención primaria y son el grupo de personas que generan mayor proporción de ingresos urgentes o no programados en los hospitales). Dado que el principal grupo de usuarios destinatario de las app del sector de la mHealth son los pacientes con problemas crónicos de salud (enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, obesidad, hipertensión arterial) es esencial que los programas mHealth se evalúen e integren en atención primaria.

¿Quién debe estar implicado en la creación e implementación de un programa mHealth?

Los equipos de creación de un programa mHealth deben ser multidisciplinares con matemáticos, profesionales de la actividad física, medicina, enfermería, psicología, informática y expertos en multimedia. De esta manera, los conocimientos teóricos y prácticos son tan diversos que se aúnan para lograr un objetivo en común y surgen nuevas necesidades de alto impacto clínico.

Además, cabe destacar la importante necesidad de que los profesionales sanitarios también estén implicados en la creación y diseño de las apps porque pueden aportar las ideas claves para el paciente. Los profesionales sanitarios conocen las necesidades de nuestros pacientes y tienen la capacidad de mejorar problemas específicos o de producir avances significativos y de gran aplicabilidad).

Por eso, es necesario evaluar e integrar nuevos modelos de intervención (mHealth) que promuevan el autocuidado (autogestión), longitudinalidad, abordaje integral, toma de decisiones compartidas y sostenibilidad del sistema sanitario.

Referencias

(1) Kickbusch, I. (1986). Life-styles and health. Soc Sci Med, 22(2), 117-124.

(2) OMS. (1998). Glosario de términos básicos en promoción de la salud. Ginebra: OMS Retrieved from http://www.msc.es/profesionales/saludPuclica/prevPromocion/docs/glosario.pdf.

(3) Guthold R, Stevens GA, Riley LM, Bull FC. Worldwide trends in insufficient physical activity from 2001 to 2016: a pooled analysis of 358 population-based surveys with 1·9 million participants [published correction appears in Lancet Glob Health. 2019 Jan;7(1):e36. doi: 10.1016/S2214-109X(18)30454-6.]. Lancet Glob Health. 2018;6(10):e1077-e1086. doi: 10.1016/S2214-109X(18)30357-7.

(4) World Health Organization. Global action plan on physical activity 2018- 2030: more active people for a healthier world: at a glance. World Health Organization; No. WHO/NMH/ PND/18.5, 2019.

(5) Hallal PC, Andersen LB, Bull FC, Guthold R, Haskell W, Ekelund U, Lancet Physical Activity Series Working Group. Global physical activity levels: surveillance progress, pitfalls, and prospects. Lancet. 2012;380(9838):247-57. doi:10.1016/S0140-6736(12)60646-1.

(6) Parameswaran Nair N, Chalmers L, Bereznicki BJ, Curtain CM, Bereznicki LR. Repeat Adverse Drug Reaction-Related Hospital Admissions in Elderly Australians: A Retrospective Study at the Royal Hobart Hospital. Drugs Aging. 2017;34(10):777-783.

(7) OMS, 2016: From Innovation to Implementation: eHealth in the European Region.

(8)OMS, 2019: WHO Guideline: recommendations on digital interventions for health system strengthening.

(9) Starfield B. Primare care. Concept, evaluation and policy. New York Oxford University Press: 1992.

(10) Gérvas JJ. Pérez Fernández MM. García Sagredo P. Acerca de la atención primaria (forma de trabajo y características básicas) y de los registros. En: Gérvas JJ, ed. Los sistemas de registro en la atención primaria de salud. Madrid: Díaz de Santos: 1987. p. 6-16.

 

Santiago Frid 100Francesc Alòs
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Institut Català de la Salut. Barcelona. Grup de Salut Digital de la CAMFiC. Doctorando en implementación de aplicaciones móviles para cambiar los estilos de vida en la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya. @francesc_alos

plantilla web BONA INTERCONECTIVIDAD

Actualmente, hay una gran explosión de dispositivos móviles y aplicaciones en salud, cada vez con más beneficios. Sin embargo, su falta de integración en los hospitales genera que baje su tasa de adopción y las condene al fracaso.

Por eso, el objetivo principal de la informatización de las organizaciones sanitarias es desarrollar un soporte de información y gestión interconectado y óptimo para la integración de nuevas aplicaciones de salud.

Sistemas de gestión e informatización en los hospitales: ¿qué son y cómo han evolucionado?

Los procesos sanitarios y clínicos dependen del soporte de la gestión y los recursos de un hospital u organización sanitaria. Estos recopilan los datos de la salud y de otros sectores relevantes, los analizan, garantizan su calidad general, relevancia y oportunidad y los convierten en información que permitirá llevar a cabo las actividades asistenciales y administrativas cotidianas de un hospital.

En las últimas décadas, ha habido un gran despliegue de sistemas de gestión en los hospitales, sobre todo con un perfil más administrativo. Y, hoy en día, constituyen una infraestructura común en los centros sanitarios con buen soporte de los principales procesos. Evidentemente, cuanto mayor y más especializado sea el hospital, más complejo será el sistema del soporte de gestión y recursos.

No obstante, mientras que la informatización de sistemas administrativos ha ido avanzando, la informatización de la capa clínica tan solo ha cambiado su medio de soporte. Actualmente, se ha conseguido pasar del papel a un medio electrónico, pero no se ha logrado añadirle valor para los profesionales sanitarios en su actividad diaria.

La fragmentación de los datos clínicos, problema principal de la informatización

Cada vez más, los profesionales solicitan nuevas funcionalidades como el registro de datos procesables, el consejo inteligente, las interfaces de usuario contextuales o disponer de información relevante y adecuada que soporte la decisión clínica en tiempo real en el momento y lugar de la atención sanitaria. Por eso, este limitado valor añadido supone un problema. 

Esta situación, a su vez, se ve agravada con una creciente tendencia actual: la provisión de atención sanitaria a través de distintas organizaciones sanitarias u hospitales. Los datos clínicos de los pacientes se encuentran cada vez más fragmentados en un ámbito más amplio, incluso a través de aplicativos móviles (considerados sistemas de información con los que interactúa el paciente).

imagen 1 confSantiagoFrid

Imagen 1. Fragmentación de los datos clínicos de un paciente en diferentes organizaciones y dispositivos.

Estandarización de interfases, clave para la integración de apps de salud en los hospitales

Las conexiones punto a punto se refieren a una conexión limitada a dos extremos o nodos (sistemas o aplicativos). Si se realizara una conexión punto a punto con cada uno de los diferentes sistemas de información que buscan conectarse para compartir información, las interfases irían aumentando de forma exponencial y complicaría la gestión en las organizaciones sanitarias.

Por eso, el enfoque más provechoso que permite resolver esta problemática es estandarizar las interfases entre las cuales se conectan los diferentes sistemas. De esta manera, cada vez que se agrega un nuevo sistema, lo único que se debe hacer es adecuarse a esa estandarización compartida con todos los demás sistemas y aplicativos que están conectados.

Es cierto que este enfoque genera dificultades a la hora desarrollarlo y es más sencillo hacer la conexión punto a punto. Sin embargo, estandarizar el proceso no solo tiene la ventaja de evitar el crecimiento exponencial de interfases, sino que de esta forma todos los sistemas conectados pueden compartir datos entre sí. Además, las aplicaciones o los sistemas que puedan estandarizar su forma de compartir información también podrán hacerlo en cualquier otro entorno, sistema, ciudad, país o incluso continente.

Interoperabilidad semántica o cómo optimizar la comunicación entre sistemas de información

Optimizar el potencial de los sistemas de información y de las historias clínicas electrónicas en un entorno de atención sanitaria fragmentada no solo consiste en garantizar el acceso o conexión entre sistemas, sino que tienen que poder comunicarse entre ellos y comprender la información más allá de localización, idioma o tipo de sistema. La información debe tener el mismo sentido semántico para que cada sistema sepa de lo que está hablando. A esta capacidad de los sistemas de comunicar con datos y con significados, se la conoce como interoperabilidad semántica.

Imagen 2 confSantiagoFrid

Imagen 3. Diferentes niveles de interoperabilidad, ejemplos de lenguajes o vocabularios comunes (LOINC, SNOMED CT o ICD 10CM) y diferentes estándares (FHIR, ISO13606 y openEHR) que permiten organizar la información.

Actualmente, la interoperabilidad semántica es uno de los retos más importantes. Se trata de disponer de la infraestructura de comunicación adecuada y de organizar los datos de manera común. Existen distintos niveles de interoperabilidad, y en cada uno de ellos hay estándares que permiten organizar los datos que regulan ciertos procesos clínicos y utilizan determinados lenguajes o vocabularios comunes (LOINC, SNOMED CT, ICD 10).Imagen 3 ConfSantiagoFrid

Imagen 3. Diferentes niveles de interoperabilidad, ejemplos de lenguajes o vocabularios comunes (LOINC, SNOMED CT o ICD 10CM) y diferentes estándares (FHIR, ISO13606 y openEHR) que permiten organizar la información.

Modelos de referencia y arquetipos

Existen distintas normativas y estándares que permiten alcanzar esta estructuración de datos común y compartir así la información entre distintos sistemas. Algunos de ellos son FHIR, ISO 13606 y openEHR.

Para comunicar información sanitaria entre los distintos sistemas tiene que haber una representación genérica, que es lo que se conoce como un modelo de referencia. El modelo dual de la norma ISO y openEHR separa entre el modelo de información, que es fijo, del modelo de conocimiento, que puede ser cambiante o variable a lo largo del tiempo. En este sentido, se asemeja a las piezas de Lego. Los diferentes tipos de modelos de referencia serían las piezas básicas, que son estables y son las que podemos utilizar para crear distintos arquetipos según cómo combinemos las piezas y generar información totalmente distinta.

Imagen 4 ConfSantiagoFrid

Imagen 4. En este podemos ver cómo utilizando las mismas piezas, podemos obtener una ambulancia (arquetipo A) o un coche (arquetipo B).

Por tanto, todos los sistemas que compartan información arquetipada y normalizada bajo el mismo estándar hablarán y entenderán lo mismo.

De la teoría a la práctica: app de salud Xemio en un sistema de información y gestión hospitalario

Xemio es una app para acompañar a personas en tratamiento de cáncer de mama. Su objetivo principal es ayudar a la paciente frente a dudas que le puedan surgir cuando no esté en un entorno hospitalario, ofreciendo información concreta, rigurosa y actualizada para que pueda entender lo que le sucede.

Actualmente, gracias a un proyecto europeo basado en la inteligencia artificial para la toma de decisiones clínicas, está siendo integrada en OntoCR, un repositorio de datos clínicos estandarizado que forma parte del sistema de información en salud del Hospital Clínic de Barcelona. Por un lado, las pacientes registran cuestionarios de calidad de vida directamente en OntoCR, y a su vez algunas utilizan la app Xemio para registrar efectos adversos y monitorizar su actividad (pasos diarios, calorías, etc.).

Esta comunicación entre el aplicativo móvil Xemio y el sistema de información y gestión OntoCR se realiza como extractos de la norma ISO 13606, constituyendo una prueba excelente como modelo a seguir para otras integraciones entre apps y sistemas.

Así pues, en un futuro cercano, el objetivo final es avanzar hasta este tipo de modelos para que la enorme cantidad de sistemas con los que nos relacionamos pueda aportar este valor añadido para los profesionales sanitarios y para la sociedad en general.

Referencias

(1) Luna D, Otero C, Plazzotta F, Campos F. Sistemas de Información para la Salud. González Bernaldo de Quirós F, editor. 2018.

(2) Campos F, Kaminker D, Otero C. Principios de Interoperabilidad en Salud y Estándares. González Bernaldo de Quirós F, editor. 2018.

 

Santiago Frid 100Santiago Frid
Médico endocrinólogo y especialista en informática de salud. @santifrik

 

TOP5 2019 mod

  • En la octava edición del Top Apps de Salud de la Fundación iSYS también han encabezado el ranking de apps para pacientes: Preventicus HeartBeats, Afasia, FreeStyle, Rithmi, Migraine Buddy, Nefrodiet y Alcer App
  • Junto a OncoAssist, las mejores apps para profesionales han sido RACE Scale, iDoctus, ACC Guideline Clinical App y App Dolor.com
  • La presentación del Top Apps Salud se ha realizado en el contexto de la IV Edición de la mHealth Barcelona Conference, organizada en colaboración con el eHealth Center de la UOC y la CAMFiC y celebrada en el Movistar Center con el apoyo de Telefónica
  • Las apps que han encabezado el ranking durante más de tres años consiguen la distinción Best in Class, con las Apps para la diabetes Social Diabetes y One Drop liderando la clasificación para pacientes y ACO+ la de profesionales