inicia sesión

palabraiSYS és una fundació per a desenvolupar projectes socials de salut digitall

enfermeria

Reflexionar sobre el concepto de salud digital en diferentes ámbitos de la salud es necesario. A pesar de ser un tema del que se habla mucho actualmente, a veces puede ser difícil tener un buen conocimiento al respecto y ello puede generar algunas reticencias. En este artículo, reflexionamos sobre la vinculación entre la enfermería y la salud digital, identificando los usos, posibles beneficios y limitaciones para los cuidados de enfermería.

La enfermería y el uso de la tecnología para la asistencia

Las enfermeras cuidan personas, enfermas o sanas, en cualquier momento del ciclo vital. Su objetivo es el cuidado y la promoción de la salud y pueden estar presentes en diferentes ámbitos como hospitales, atención primaria, domiciliaria, investigación, empresas, gestión, política, etc.

Actualmente, observan que, a pesar de usar la tecnología en su vida cotidiana, no en todos los casos se utiliza profesionalmente para el cuidado de las personas. A menudo las propias enfermeras se posicionan como barrera al uso de la salud digital, en concreto de la teleasistencia, argumentando que priorizan el trato personal, que optan por la calidad de la atención e incluso reconociendo que se sienten más cómodas con la presencialidad.

A pesar de esta resistencia, que puede ser personal o institucional, la realidad es que la transformación digital existe y va de la mano con los avances tecnológicos. La realidad es que la digitalización en salud implica más que el uso de tecnología; pide un cambio de actitud.

Digitalización en salud: la teleasistencia

La teleasistencia es una relación a distancia entre la enfermera y el usuario, muchas veces paciente, usando las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), el teléfono, chat o alguna otra plataforma. Aunque hace tiempo que hablamos de ello, ha sido durante la pandemia y por necesidad, que hemos visto un mayor uso de la teleasistencia, aunque debemos reconocer que las enfermeras no estábamos preparadas. Por ello, hoy es indispensable tener:

  • Formación que debería ir más allá del uso de los dispositivos tecnológicos y tratar formas de comunicación, usos éticos de la información, etc.

  • Herramientas o instrumentos adecuados. Muchas veces las enfermeras, como ciudadanas tenemos mejores recursos para llevar a cabo esta comunicación digital en nuestras casas que en el lugar de trabajoorresponde a los centros mejorar las tecnologías disponibles.

  • Capacitación para sentirnos seguras y trabajar mejor. Queremos saber que lo que estamos haciendo es correcto y si no es así, saber cómo mejorarlo. Ahora mismo muchas de las acciones dependen de la buena voluntad o de la motivación personal.

  • Agendas. Es necesario que estas visitas de teleasistencia se contemplen en la jornada de las enfermeras y formen parte de las agendas y de las planificaciones. En muchos casos, ahora mismo, se hace por añadidura y sin una planificación que permita dedicar el tiempo adecuado.

Estamos ante un cambio de modelo en el que la teleasistencia probablemente complementa la presencialidad. Su potencial depende de diferentes factores:

  • Teleasistencia reactiva: reduce costes en atención social.
  • Teleasistencia proactiva: incide directamente en el tiempo que las personas están en casa y esto hace que haya menos ingresos hospitalarios. No se acude tanto a urgencias, las personas (pacientes y cuidadores) incrementan la su sensación de seguridad y percepción de tranquilidad e incluso tienen una mejor percepción de su autonomía.

Además, la teleasistencia se puede contemplar desde distintos puntos de vista dependiendo de cuál sea el rol de la persona:

  • Los gestores seguramente la ven como una forma de optimizar recursos (materiales, económicos y de personal).
  • Los usuarios desean sentirse bien atendidos. De hecho, una parte de la ciudadanía como son las personas con alguna patología crónica que tienen visitas de control periódicas; las personas muy ocupadas; las que acuden desde distancias importantes y prefieren evitar los desplazamientos, hace tiempo que reclama esta teleasistencia.
  • Hay profesionales convencidos y profesionales resistentes al cambio. Pero incluso los convencidos no encuentran sentido a las actividades fragmentadas, ya que una actividad de teleasistencia esporádica y sin continuidad, deja de aportar valor.

Algunas veces, estos tres grupos de personas e incluso personas de dentro de cada grupo avanzan a ritmos distintos, lo que genera malentendidos que también acaban siendo barreras.

¿Qué necesidades tienen las enfermeras respecto a la teleasistencia?

Ante esta situación postpandemia, desde el Colegio Oficial de Enfermeras de Barcelona, se está llevando a cabo un proyecto para dar soporte a las enfermeras que realizan teleasistencia; intentando analizar su contexto actual. ¿Cómo? Identificando necesidades y motivaciones de las enfermeras sobre este tema, determinando qué ha funcionado bien para poder implementarlo, analizando qué aspectos pueden ser mejorados y poniendo en valor las buenas prácticas de teleasistencia.

El proyecto, en fase inicial, está analizando la actualidad para proyectar el futuro de la teleasistencia. Para ello, ya se ha llevado a cabo una primera sesión de co-creación con enfermeras de diferentes ámbitos, especialistas, gestoras, académicas y otros profesionales de la salud expertos, con el objetivo de dar significado a la tecnología.

captura ciruclos salud de infemereria

Los círculos en azul claro representan lo que las enfermeras priorizamos y los círculos en azul más oscuro lo que las enfermeras necesitamos. El recuadro más oscuro representa la necesidad de un marco ético y legal.

Objetivos a corto plazo

Actualmente, los dos principales objetivos en cuanto a la enfermería y la salud digital son: en primer lugar, facilitar que las personas puedan estar más tiempo en sus domicilios y menos tiempo en los hospitales y, en segundo lugar, mejorar la seguridad de los pacientes y de las enfermeras.

Para el primer objetivo, se necesitan instrumentos de monitorización intensiva con datos agregados y bien gestionados y con una interoperabilidad asegurada. Esto está directamente relacionado con la falta de enfermeras y con el lugar de trabajo. Probablemente se necesitarán más enfermeras en los domicilios y que esto asegure menos ingresos, aunque sabemos que supone una revolución asistencial.

Para el segundo objetivo, se necesita trabajar desde la mejor evidencia posible (enfermería basada en la evidencia). Actualmente, no se disponen de buenos datos: no están depurados ni bien tratados. Se necesitan enfermeras expertas en datos y para ello, se requiere una formación previa. El Big Data es una fuente importante de información que permite incrementar la calidad de las decisiones que tomamos las enfermeras. Existen distintos tipos de datos y cada uno de estos tipos requiere un tratamiento distinto. Por ello, se contemplan diferentes modelos:

  • Descriptivo: explican lo que ya ha sucedido. Tratan los datos estadísticamente y aportan un resumen para que los profesionales lo usen. Estos resúmenes explican las relaciones entre datos y se pueden obtener diferentes categorías que correspondan a distintos tipos de niveles de riesgo, que requerirán cuidados de enfermería distintos.
  • Predictivo: analizan resultados anteriores para calcular posibilidades de que sucedan determinados eventos. Por ejemplo, el objetivo es predecir el riesgo de sufrir un infarto agudo miocardio y así trabajar en esta dirección para evitar que esto ocurra, si es posible. Por lo tanto, es un modelo que se focaliza en datos relevantes.
  • Prescriptivo: son capaces de analizar muchas variables, estudiar las relaciones entre ellas y dar soporte a una toma de decisiones mucho más segura.

Enfermería y salud digital: ventajas e inconvenientes

A modo de resumen destacamos algunas ventajas e inconvenientes que identificamos respecto a la salud digital:

Ventajas:

  • Minimiza las distancias geográficas y permite cuidados y atención a pesar de estas distancias
  • Accesibilidad informativa
  • Empoderamiento de los pacientes y de las enfermeras
  • Asistencia más predictiva y no tan reactiva
  • Fomento de la adherencia de tratamientos a través de estas herramientas digitales
  • Mejor precisión diagnóstica y monitorización intensiva

Inconvenientes:

  • Los profesionales a veces sufren un sentimiento de amenaza
  • Hay instituciones no adaptadas y la salud digital requiere inversión por lo que algunas instituciones están ralentizando esta adaptación
  • Miedo a la deshumanización tecnológica
  • Falta seguridad de los datos
  • Falta integrar protocolos en la planificación de las visitas

En este ámbito es fundamental tener en cuenta siempre la aplicación de los principios éticos y los criterios de seguridad en el uso responsable de las tecnologías.

Referencias

Fundación iSYS. (8 de setiembre de 2022). eHealthBEATS: Enfermería y salud digital [Video]. Youtube. Extraído de

Pilar GonzalezPilar González
Directora del Grado en Enfermería en Blanquerna - Universitat Ramon Llull. @pgonzalezgal
Afegir comentari

Comentaris

  • No s'han trobar comentaris