palabraiSYS es una fundación para desarrollar proyectos sociales de salud digital

el sentido de los prems

JoanEscarrabillJoan Escarrabill
Joan Escarrabill, doctor en Medicina, director del programa de atención médica crónica en el Hospital Clínic de Barcelona. Director del plan director de las enfermedades del aparato respiratorio del departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña. @jescarrabill
 
La experiencia de paciente conforma el tercer pilar de la evaluación de calidad de los servicios sanitarios. Además de las métricas y metodologías tradicionales, existen una serie de indicadores, que adaptados a cada caso y con la ayuda de la tecnología, pueden aportar muchos datos que permitan evaluar los outcomes que interesan al paciente.

 

1. El tercer pilar de calidad: la experiencia de paciente

Hablar de la experiencia del paciente en estos momentos es un cambio de paradigma. Algunos autores ya empiezan a hablar de la experiencia de paciente como el tercer pilar de la calidad. El primero es la seguridad, pues ningún proceso inseguro puede ser de calidad. El segundo es la efectividad, debe servir para algo lo que hacemos. Y el tercer pilar de calidad es la experiencia del paciente.

Michael E. Porter distingue tres niveles cuando habla de outcomes que interesan al paciente.
- El primer nivel son los outcomes como la supervivencia o la estancia media.
- En el segundo nivel de outcomes está la recuperación: al paciente también le interesa el tiempo que tarda en curarse o que tarda en volver a la situación anterior, o el tiempo que tarda en recuperarse cuando la enfermedad es crónica y progresiva para alcanzar la mejor situación posible. En este apartado también se incluyen las disutilities: las consecuencias del tratamiento. Se consigue la recuperación pero a costa de requerir una traqueptomia permanente o con secuelas que dificultan la marcha
- Y también le interesa el tiempo que tarda en llegar la próxima recaída. Una recuperación rápida y una prolongación en el tiempo entre una descompensación y otra, equivaldrían a una buena experiencia del paciente.

17 de marzo nudges en ehealth

 

JoanEscarrabillSergi Jiménez-Martin
Sergi Jiménez-Martin, doctor en Philosophy - PhD, Economics (UPF). Profesor de Economía en la Universitat Pompeu Fabra. @sergijm64 
 
Los nudges son intervenciones que, respetando la libertad de elección individual, guían a los sujetos en la dirección más provechosa para su propio bienestar, tal y como éste es juzgado por ellos mismos. Es decir, no tiene sentido un nudge que actúa en contra de la preferencia de los individuos o la sociedad. 

 

1. Introducción

Hasta hace pocas semanas, únicamente alrededor de la mitad de la población estaba dispuesta a vacunarse contra el COVID. En los meses venideros, ante la necesidad de vacunar a gran parte de la población, se plantea la siguiente cuestión: ¿obligamos por ley o inducimos a una corriente de opinión donde prácticamente todo el mundo quiera hacerlo voluntariamente? La idea de nudge se basa más bien en la segunda opción.

Nugde en inglés, o empujoncito en castellano, es el nombre que damos a las acciones que inducen a los individuos a cambiar su comportamiento en la dirección deseada, y en general a bajo coste (1). Nudge es un concepto de ciencias del comportamiento, teoría política y economía del comportamiento que propone el refuerzo positivo y las sugerencias indirectas como formas de influir en el comportamiento y la toma de decisiones de grupos o individuos (2).

Manel Ramos

Pablo Fernandez Pablo Fernández de Arroyabe
El Dr.Pablo Fernández de Arroyabe es presidente de la Comisión de Clima y Salud de la Sociedad Internacional de Biometeorología (ISB). Profesor de GIS (Geographic Information System Mapping) y de Geografía Física. @biometeorology
 

El Grupo de Biometeorología de la Universidad de Cantabria está desarrollando una infraestructura que pretende integrar datos y servicios biometereológicos. El objetivo del proyecto es intentar ayudar a las personas en la gestión de su salud a través del análisis de datos biológicos y meteorológicos.

 

Desde su fundación, hace 60 años, la Asociación Internacional de Biometeorología (ISB) estudia cómo los procesos atmosféricos afectan constantemente a los seres vivos: plantas, animales y personas. Aunque en ese momento no se trataba sobre el cambio climático, la organización ya estaba trabajando en este campo. Con el cambio climático nos encontramos con nuevas áreas de estudio: los efectos derivados del tiempo y los derivados del clima. La prestigiosa revista de la asociación, International Journal of Biometeorology, publica estudios sobre el efecto del tiempo en el bienestar y la salud, la cantidad de luz y su relación con el estado de ánimo, la sensibilidad a la meteorología… El siglo XXI es un buen momento para empezar a tomar conciencia de estos condicionantes. En la Sociedad (ISB) lo intentamos hacer desde un enfoque científico, con comisiones dedicadas a diferentes ámbitos, por ejemplo, la comisión de edafología -dedicada a aspectos sobre las plantas y a su influencia en las alergias, el asma, etc

Manel Ramos

Agathe LeónAgathe León
La Dra. Agathe León, MD PhD, es Chief Innovation Officer en la Fundació TIC Salut desde febrero de 2019. Anteriormente ha trabajado en el Hospital Clínic de Barcelona durante 16 años como especialista en enfermedades infecciosas. @leon_agathe
 

El control virológico que nos ha proporcionado la medicina desde 1997 ha facilitado la progresiva disminución de la mortalidad de las personas afectadas de VIH, desde una situación de pacientes terminales al desarrollar la enfermedad del sida a un escenario de cronicidad en la que las personas conviven con el VIH

 

Cuando empecé la residencia en el hospital, el primer paciente que se me murió era una persona afectada de VIH que había desarrollado sida. El escenario clínico que teníamos entonces era de pacientes terminales, que necesitaban una monitorización hospitalaria, medicaciones parenterales y mucha atención hospitalaria. Afortunadamente en 1997 empezamos a tener medicación con la que hacer un control virológico completo y de esta manera la morbi-mortalidad de los pacientes disminuyó de tal manera que ahora, en el siglo XXI, lo que tenemos es un escenario de cronicidad de la enfermedad. En este escenario de cronicidad las personas ya no tienen “el sida”, sino que viven con el VIH y las demandas de atención cambian. Para controlar el VIH y mejorar su calidad de vida, los pacientes aprecian poder acceder al profesional de una manera más sencilla, que no les haga perder el tiempo. Además, las personas seropositivas tienen más co-morbilidades que las personas seronegativas a la misma edad y nuevas necesidades debidas al envejecimiento.

Actualmente seguimos teniendo el mismo número de nuevas personas infectadas que teníamos hace 30 años, y como consecuencia de eso y de esa disminución afortunada de la morbi-mortalidad nos encontramos con un mayor número de pacientes a controlar en el hospital. Ante esta situación nos propusimos replantearnos el modelo de cuidado de las personas infectadas por VIH.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información