palabraiSYS es una fundación para desarrollar proyectos sociales de salud digital

Cómo hablar del cáncer a los niños 7

JoanEscarrabillJosep Vidal Alaball
Josep Vidal Alaball, Coordinador de la Unitat de Recerca i Innovació de Cataluña Central. Gerencia Territorial Cataluña Central. Institut Català de la Satlut @jvalaball
 La telemedicina ha mostrado un gran potencial para ayudar a mejorar la atención al paciente durante la pandemia. Pero la perspectiva del paciente es primordial para su desarrollo. Además no reemplaza las visitas presenciales, sino que es un complemento que ha llegado para quedarse.

1. Patrones de visitas

Hay más de 200.000 artículos publicados sobre la COVID-19 y, por lo tanto, ser innovador en este aspecto se torna difícil. Aún así, el patrón de visitas en el sistema de Atención Primaria de Cataluña ha cambiado muchísimo durante la pandemia gracias a la telemedicina.

Inicialmente, se respondió a la crisis con el cierre de muchos centros ya que había menos pacientes y muchos profesionales afectados o en cuarentena. Esto provocó que las visitas no presenciales (telefónica, eConsulta y Video Consulta) se dispararan drásticamente, y también las visitas a domicilio. Además, desde Atención Primaria se asumió el control sanitario de las residencias.

A grandes rasgos, podemos decir que durante la primera ola se redujo el número de visitas en general, mientras que en la segunda y tercera ola aumentaron considerablemente las visitas telefónicas y eConsulta. Pese a ello, durante el 2020 hubo menos diagnósticos de todas las patologías. El reto ahora es intentar recuperar los diagnósticos retrasados. 

 Primary Care Daily visits, per type. March-December 2020. Catalonia. 7 days rolling average Source: SISAPO. Weekends and holidays not included

telemedicina 1

 

2. La eConsulta: el caso de éxito

La eConsulta antes de la pandemia se utilizaba, pero poco: representaba el 1% de las visitas. Durante este período de crisis sanitaria ha sido la solución a muchos de los problemas en Cataluña, permitiendo la comunicación del paciente con el profesional. Antes había unos 20.000 usuarios que estaban dados de alta, mientras que ahora hay más de un millón. Comparando 3 meses antes de la pandemia y los tres meses primeros desde que empezó, pasó de una media de 5,6 visitas por cada 1.000 habitantes a 33,10 visitas por cada 1.000 habitantes.

El perfil del usuario de esta plataforma ha bajado 5 años la media de edad. Esto puede ser debido a que muchos pacientes que previamente tenían poca relación con el sistema público de Atención Primaria, han aumentado sus consultas a partir del auge de la eConsulta debido a la pandemia.

La eConsulta es un sistema de telemedicina asíncrono establecido en el sistema público sanitario de Cataluña. Ha sido una herramienta muy potente para responder a la pandemia. Está integrado dentro de la carpeta personal de salud, en la que también se pueden ver los diagnósticos, la medicación que se está tomando, y hacer consultas al profesional médico de Atención Primaria. En esta interfaz, el paciente tiene la capacidad de escoger al profesional de referencia y añadir fotografías e incluso otros documentos.

La interfaz como la ve el paciente

telemedicina 2

 

 

 

 

 

 

La interfaz como la ve el profesional

telemedicina 3

 

 

 

 

 

 

Lo más importante de esta herramienta es que está integrada dentro de la historia clínica y, por lo tanto, lo que se escriba aquí queda volcado en ésta. Permite al profesional enviar bajas laborales y hojas de medicación de una manera bastante automatizada y fácil. Además, las eConsultas quedan programadas en la agenda del profesional y por lo tanto tiene tiempo destinado y protegido para contestar este tipo de consultas.

Analíticas, informes sanitarios (se incluyen las bajas laborales) y otras pruebas diagnósticas, son los tres tipos de archivos más adjuntados por parte de los pacientes.

3. La Video Consulta: un proyecto a medias

La Vídeo Consulta en Atención Primaria no ha tenido tanto auge como la eConsulta. Al principio de su lanzamiento hubo un gran boom que poco a poco se ha ido deshinchando. En Atención Hospitalaria, sobre todo en consultas externas sí que está teniendo bastante éxito. Esta diferencia es debida en parte a que en Atención Primaria es más difícil seguir la agenda y no resulta tan práctico organizar una Vídeo Consulta como en el hospital.

En los nueve primeros meses de la pandemia se acumularon 10 mil visitas en toda Cataluña, mientras que de eConsulta hubo 1 millón. Con el agravante de que muchas de estas visitas que se programan son fallidas. Durante el mismo periodo, solo accedieron unos 4.500 pacientes.

Los tres equipos que más han utilizado esta herramienta son el servicio de rehabilitación (25% de las Vídeo Consultas), ASSIR (sobre todo para el control post-parto), y seguimiento en pediatría.

telemedicina 4

 

Esta plataforma no acabó de arrancar. ¿Por qué?

Había aspectos técnicos, como por ejemplo que el profesional tenía que enviar un enlace al paciente, y éste cuando lo recibía se debía conectar otorgando permiso a la aplicación para que pudiera utilizar la cámara y el micrófono. Este paso a veces era complicado. Además, el sistema iOS presentaba todavía algunos fallos, y esto llevó a mucha gente a abstenerse de utilizarlo: un 25 % de las personas desistían.

Por otro lado, había aspectos de ergonomía. Cuando el paciente recibía el enlace se esperaba en la sala espera y el profesional tenía que darse cuenta de que el paciente estaba esperando.

Por último, no está todavía integrada en la historia clínica. Asimismo, cuando se introdujo, muchos de los equipos no tenían ni cámara ni micrófono.

Todo esto en su conjunto lleva a concluir que la pandemia no era el momento adecuado para introducir la Vídeo Consulta, sino que se tendría que haber planificado de manera más pautada y ejecutado paulatinamente.

4. Telemedicina en tiempos de COVID: reflexiones de 10 años de trabajo

La telemedicina ha mostrado un gran potencial para ayudar a mejorar la atención al paciente durante la pandemia de la Covid-19. Sin embargo, se trata de un proceso asistencial, y como tal, debe ser aceptado en primer lugar por el paciente. La perspectiva del paciente es primordial para su desarrollo. Por ejemplo, puede darse el caso que se le envíe un enlace al paciente para hacer una videoconferencia y éste no sepa cómo usarlo.

Se debe garantizar la autonomía del paciente, el secreto profesional, la protección de datos, etc. Y aunque esto sí que se está haciendo, en el caso de Cataluña ha faltado la perspectiva del paciente, en parte a causa de las características de la pandemia: como urgía responder a las necesidades, el proceso de desarrollo solo tuvo en cuenta la perspectiva del profesional.

La telemedicina no reemplaza las visitas presenciales, sino que es un complemento que ha llegado para quedarse. Entre el paciente y el profesional se decidirá si la visita es presencial, telefónica, videollamada o a domicilio, aunque pueden ser reversibles si se da la necesidad.

Por último, pero no menos importante, la telemedicina no debe ser una excusa para reducir servicios de la atención de la salud.

 

Artículos relacionados

Coronatech 2020: Como la tecnología ha transformado nuestras vidas con el Covid-19

Añadir comentarios

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar navegando, entendemos que aceptas su uso.